lunes, 15 de febrero de 2021

"Febrero", de Bill Christophersen

Ilustración: Alba L. Giménez


El frío se recrudece; por mucho que el anochecer

se retrase, Febrero, con su luz de vapor de mercurio

está puliendo la congelada superficie de color hueso

crujiente y traicionera bajo nuestros pies.

Esta es la época del año idónea para echar

una llave al candado del saludable apetito,

para restituir a la noche sus viejas ansiedades,

con el insomnio y las pesadillas en activo;

cuando lo que es urgente se deja para mañana

y aquello que se ha emplazado viene a llamar

con mascullados reproches a tu puerta,

y las enterradas ambiciones emergen del suelo

y pegan tus escurridizos hombros al muro,

y la esperanza es un reptil que aguarda el mimo del sol.


Enlace al poema original